LA HISTORIA DEL CASO, BOLETÍN A BOLETÍN

04.Feb.07 :: El caso

Resumen de las principales notas sobre el caso Corzo publicadas en el Boletín Informativo de CORREPI



Boletín n° 226: DENUNCIAMOS EL CASO
El viernes 27 de mayo a la madrugada Rodrigo Corzo, integrante de Chinaka Murguera, fue asesinado por la policía bonaerense. Había salido de en el auto de su padre, para ir a la casa de su novia en Castelar. Cerca de Las Cabañas y Gaona fue tomado como rehén por un delincuente. Apareció un patrullero del que Rodrigo fue obligado a escapar a punta de revólver. Durante la persecución por Gaona hubo intercambio de disparos entre la yuta y el chorro.
En la bajada de Barcala, Rodrigo disminuyó la velocidad por orden del delincuente, que se tiró del coche todavía en movimiento dándose a la fuga. Rodrigo detuvo el coche y en ese momento recibió un disparo policial en la espalda falleciendo instantáneamente.
Rodrigo, de 27 años, era murguero, trabajaba y estudiaba. Además del dolor por la pérdida, su familia se vio obligada a salir a desmentir a los periodistas voceros de la policía como Crónica TV que rápidamente lo catalogaron como un ladrón que los guardianes del orden abatieron en aras de la seguridad ciudadana.
Sus padres se presentaron ante la fiscalía actuante de Morón patrocinados por la compañera María del Carmen Verdú (CORREPI).
Además de esta participación, nuestros compañeros ya están coordinando con el frente murguero de la zona oeste para exigir justicia y castigo al culpable organizadamente.

Boletín n° 231: PREVENTIVA PARA EL ASESINO DE RODRIGO CORZO
La jueza de garantías Mónica López Osornio del departamento judicial de Morón dictó prisión preventiva para el asesino de Rodrigo Corzo, el joven murguero fusilado por la espalda el pasado 28 de junio. El oficial inspector Cristian Solana permanecerá detenido en una cárcel bonaerense a la espera de ser juzgado en debate público una vez que se clausure la etapa de instrucción de la causa.
El fallo de la jueza –la misma que mandó a juicio oral al cura pedófilo Grassi- hizo lugar a la petición de la fiscal Rita Bustamante, que consideró agravantes para el homicidio simple “el fútil motivo que llevó a Solana a delinquir, la pena en expectativa, que será inexorablemente alta, y su condición de policía”.
Los intentos de la policía para simular que hubo un enfrentamiento incluyeron un arma “plantada” en el auto del padre de Rodrigo y dos testigos “truchos” que sostuvieron la versión policial, es decir, que una persona que iba con Rodrigo se arrojó del auto al ver el patrullero, y que Rodrigo disparó contra los policías.
De manera contundente quedó probado que nunca existió esa persona que sólo vieron los policías y su oportuno testigo que casualmente trabaja en una agencia de seguridad sin habilitación, y que nunca hubo disparos desde el auto de Rodrigo, pues por lo menos cinco testigos aseguraron que las cuatro ventanillas estaban cerradas, y para más datos, empañadas. El “testigo” que dijo ver dos disparos desde el auto de Rodrigo es un verdulero de la zona, que confesó que “saluda con la mano a todos los patrulleros, porque conoce a todos los policías”.
El chofer del móvil policial, el sargento Ariel Núñez, trató de apoyar la versión de su superior, pero como tampoco quiso “quedar pegado” salió con la maravillosa historia de que en el momento crucial, cuando iban a subir al puente Santa Rosa del Acceso Oeste, momento en el cual según Solana les disparaban desde el otro auto, “cerró los ojos porque sufre de vértigo, lo que oculta por temor a perder su trabajo”. Por eso, explicó, no vio toda la escena en el preciso momento que Solanas disparaba…
No escuchábamos una excusa semejante desde el juicio oral al bonaerense Docampo, asesino de Walter Repetto, que quiso justificar que apretó el gatillo “porque se tropezó con las chancletas que llevaba puestas, y al sentir que se caía se agarró de donde pudo, y lo que tenía en la mano era la 9 mm., que se disparó…”.
La prisión preventiva de Solana es el primer paso en esta causa. La familia de Rodrigo exigió al ministro de seguridad Juan Pablo Cafiero que pasara a disponibilidad al vertiginoso Núñez, al que además se le ordenó una junta médica para verificar si sufre esa enfermedad. Ni él ni la policía de Villa Ariza, que contribuyó al armado del escenario falso del “enfrentamiento” se salvarán de ser investigados por falso testimonio y encubrimiento. Ya en este fallo preliminar la jueza expresa su duda acerca del modo en que llegó al lugar el arma confusamente secuestrada junto al cuerpo de Rodrigo, quien tenía un certero disparo en plena espalda. Nosotros no tenemos dudas: esa arma, con la numeración limada y defectos de funcionamiento, es uno más de los “perros” policiales plantados, un clásico en materia de gatillo fácil.
Tenemos la absoluta convicción de que, sin perjuicio de que tanto la jueza como la fiscal fueron objetivas y correctas al analizar las pruebas, llegando a la única conclusión lógica posible, esto, que debería ser la regla, no hubiera sido posible sin el alto grado de movilización de los amigos, familiares y vecinos de Rodrigo, que no pasaron un solo día desde el homicidio sin exigir justicia.

Boletín n° 251: ACTIVIDAD A 6 MESES DEL ASESINATO
Los familiares y amigos de Rodrigo Corzo homenajearon hoy 28 de diciembre a partir de las 17 hs. a Rodrigo Corzo, a seis meses de su asesinato por un policía bonaerense.
La conmemoración se hizo con un encuentro de murgas, encabezada por Chinaka Murguera, de la que Rodrigo participaba, en Guatemala y Finlandia (El Bajo) en Morón, a dos cuadras de la base aérea.
Rodrigo fue muerto el 28 de junio del 2003 por el cana modelo (agente multiplicador de conocimientos según su “implecable” legajo) Cristian Solana de 31 años, simplemente Rodrigo le resultó sospechoso. Y como respuesta, el funcionario ejemplar, experto en “intercepción de personas y vehículos”, le metió un tiro en la 7ª vértebra lumbar. Solana está preso, a la espera de que se sortee el Tribunal Oral que lo llevará a juicio por homicidio.

Boletín n° 273: MARCHA A 11 MESES DEL ASESINATO DE RODRIGO CORZO
El viernes 28 se llevó a cabo una nueva manifestación en homenaje a Rodrigo Corzo, asesinado por el oficial de la bonaerense Cristian Solana hace once meses.
La marcha, que superó las doscientas personas, partió de las Cinco Equinas de la Av. Vergara en Hurlinghan y se dirigió al Comando de Patrullas de esa localidad, dependencia policial a la que pertenecía Solanas y cuyo jefe lo definió como “ejemplo de policía”.
Además de familiares y amigos de Rodrigo, y sus compañeros de la murga Chinaka Murguera, la movilización estuvo acompañada por varios familiares de víctimas de la represión como Nancy Sosa, tía de daniel Sosa, y la abuela de Emanuel Mollo Guerra. también se acercaron compañeros de H.I.J.O.S. y de la Comisión de Derechos Humanos del Noroeste bonaerense, diferentes murgas, la organización llamada AVISE, el Partido Obrero y el Partido Comunista. Algunas familias de víctimas de delitos sociales se sumaron a la actividad antirrepresiva.
Al llegar a las puertas de la seccional policial, que estaba convenientemente vallada, Narciso Corzo, padre de Rodrigo, leyó un documento donde acusó a la policía de corrupta, asesina y cobarde. Posteriormente, habló nuestro compañero, Sergio Cucú Cabrera, en su doble rol de víctima de la violencia policial, como torturado y como hermano de un asesinado por el gatillo fácil. Cucú sostuvo que para terminar con las violaciones a los derechos humanos hay que terminar con el sistema político en que vivimos.

Boletín n° 327: A DOS AÑOS DEL ASESINATO DE RODRIGO CORZO
El 28 de junio se cumplen dos años de la noche en que Rodrigo Corzo salió de su casa en Villa Tessei, manejando el auto de su papá, rumbo a la casa de su novia. En el camino se cruzó con el patrullero d ela bonaerense tripulado por el oficial Cristian Solana y el suboficial Angel Núñez. Según Solana, el joven “hizo una maniobra sospechosa”, por lo que comenzó una persecución que culminó en el Puente Santa Rosa del acceso oeste, con Rodrigo con un bala de 9 mm incrustada en su espalda.
Después del hecho, la de costumbre: un arma plantada a los pies del pibe, un testigo recontra trucho que dijo que “el acompañante se arrojó del auto en movimiento” y el policía afirmandop que desde el auto de Rodrigo hubo disparos al móvil policial.
Las ventanillas del coche, sin embargo, estaban cerradas, con los vidrios empañados y sin rotura alguna, lo que desarmó la historieta inventada para justificar el disparo que atravesó la tapa del baul, el asiento, y se alojó en la columna vertebral de Rodrigo. Otro testigo escuchó la detonación del arma plantada, luego de que Solana y Núñez se acercaran al auto de Rodrigo, quedando demostrado que la dispararon ellos para simular, como siempre, el “enfrentamiento” inexistente.
Aunque Solana está preso, Núñez sigue trabajando (presta servicios en la comisaría de Las Catonas, Moreno) a pesar de que dijo que no vio nada porque “sufre de vértigo, entonces al subir al puente del acceso cerró los ojos y aceleró”…
El Tribunal Oral nº 5 de Morón fijó fecha de juicio para el 12 de febrero… de 2007. Se ve que tiene cuestiones más importantes que atender en los próximos dos años.
Narciso y Eli -papás de Rodrigo- y sus hermanos Micaela y Adrián, organizados en CORREPI, siguen exigiendo justicia, juicio y castigo a los culpables y cómplices de su asesinato. A dos años del asesinato denuncian que el Comando Patrullas de Hurlingham, del que Solana era integrante, ahora ha sido reciclado como “Policía Distrital 2″, sin ningún cambio real.
Dicen los compañeros: “Como se ve, aquí no hay ninguna diferencia, es el mismo aparato represor, los mismos funcionarios que dirigen las dos caras, a uno se le “escaparon” 20 presos por la puerta de la Comisaria 1° de Hurlingham, el otro sostiene que el policía que mató a Rodrigo era el mejor policía que tenía en la fuerza - si un asesino es el mejor, como serán los otros-. El cambio de nombre es sólo eso, se siguen cometiendo los mismos atropellos a la sociedad, por que después de Rodrigo han continuado con los asesinatos. Esta “nueva policía”, hoy no sólo cuenta con la impunidad que ellos mismos quieren hacer valer, sino que además cuenta con la complicidad del Municipio, avalados por el Ministerio de Justicia y el Gobierno de la Provincia de Bs. As.
El viernes 1º de julio COOREPI, los Familiares de Víctimas de la Represión Policial y la familia Corzo convocan a movilizarnos a las 18:00 en “5 Equinas” Vergara y Jauretche, Hurlingham, para marchar al ex Comando Patrullas, hoy elegante (verde y naranja) Policía Distrital 2.

Boletín n° 329: JUSTICIA PARA RODRIGO CORZO
Hace dos años el policía “modelo” de la bonaerense Solanas fusilaba a Rodrigo Corzo. Hace 2 años que sus familiares, sus amigos y nuestra organización seguimos exigiendo justicia, juicio y castigo a los culpables y cómplices de su asesinato. Pero también denunciando la corrupción policial y sus distintas caras. En el 2003 era el Comando de Patrullas, ahora los mismos que asesinaron y pretendieron encubrir el homicidio de Rodrigo son la Policía Distrital de Hurlingham Bs. As. 2, inaugurada por Arslanian y el neotransversal Felipillo Solá.
Pretendieron venderlo como una nueva estructura policial, pero no hay ninguna diferencia, es el mismo aparato represor, los mismos funcionarios que la dirigen. A la distrital Hurlinghan Bs. As. 2 se le “escaparon” 20 presos por la puerta de la Comisaria 1ª de Hurlingham. Sus jefes son los mismos, hasta el que dirigía el Comando cuando asesinaron a Rodrigo y que sostavo en su testimonial que Cristian Alfredo Solana (policía asesino de Rodrigo) era el mejor hombre que tenia en la fuerza.
Como sostiene nuestra compañera Micaela Corzo “El cambio es sólo eso, se siguen cometiendo los mismos atropellos a la sociedad, porque han continuado con los asesinatos. Esta “nueva policía” hoy no sólo cuenta con la impunidad, sino que además cuenta con la complicidad del Municipio Modelo, avalados por el Ministerio de Seguridad y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires”. Desde CORREPI agregamos que la gran candidata Cristinita K, mientras recibe premios a los derechos humanos del Estado de Israel (??) también apoya esta farsa y esta política.
Por eso, convocamos para el Viernes 1 DE JULIO a partir de las 18 hs., en las “5 ESQUINAS”, VERGARA Y JAURETCHE, HURLINGHAM, porque no olvidamos ni perdonamos.

Boletín n° 330: MARCHA POR RODRIGO CORZO
A dos años del asesinato de Rodrigo Corzo, con la participación de aproximadamente 150 personas, y con la presencia de varias murgas (entre ellas Chinaka Murguera de Morón, a la que pertenecía Rodrigo), marchamos el 1° de julio hacia la Distrital Hurlinghan de la Policía Bs. As. 2.
Salimos de Jauretche y Vergara, y por esa Avenida llegamos a la que era sede del Comando de Patrullas, dependencia donde prestaba servicios Cristian Solana, asesino de Rodrigo. El lugar estaba cercado desde la mañana. Elegimos ese lugar porque, pese a su transformación en la ultra fashion “Policía Bs. As. 2″, salvo las reformas ornamentales todo está como era entonces. Siguen perteneciendo a la Bonaerense, ahora con otro elegante escalafón, los mismos que integraban el Comando Patrulla, responsable de tantos asesinatos, entre ellos el de Rodrigo. Su jefe, no lo olvidemos, hasta declaró en la causa penal que Solana era “el modelo de la nueva policía comunitaria”, formado en diferentes cursos de capacitación, y a su vez, “formador de formadores”.
Frente a la dependencia el compañero Andrés Amado leyó un documento que remarcaba que las supuestas reformas de Arslanian no eran ni siquiera cosméticas y que siguen matando pibes. Los murgueros también leyeron un documento referido a la represión cultural, y los familiares hicieron suyo el megáfono con un discurso claramento combativo.

Boletín n° 345: MARCHA AL JUZGADO
Rodrigo Corzo fue asesinado por el oficial Cristian Solanas de la policía bonaerense el 28 de junio de 2003. Para mediados del año 2004 la causa ya estaba lista para pasar a un tribunal oral y celebrar el juicio. Después de muchos meses de espera, en noviembre de 2004 realizó la audiencia preliminar. Sin embargo los “problemas de agenda” de jueces y fiscales dieron la excusa para que el juicio se pautara recién para febrero de 2007. Dos años y medio con el expediente juntando polvo en un estante, y el riesgo permanente de que esa demora sirva de justificativo para una nueva excarcelación escandalosa del policía.
Porque cuando la justicia demora, sólo aporta a la impunidad. La familia Corzo, junto a los familiares de víctimas de la represión policial organizados en CORREPI, comenzaron hace dos meses a juntar firmas en el barrio para reclamar al tribunal oral que se fije una fecha razonable para el juicio. El pasado viernes 14 un grupo de compañeros de CORREPI, entre los que estaban familiares como Zuny Bogado y Nancy Otero, acompañados por amigos de Rodrigo y por HIJOS Zona Oeste, se concentraron frente a los tribunales orales de Morón para hacer entrega de las 4.274 firmas que se reunieron en este corto tiempo.
Los compañeros cortaron la calle San Martín, frente a la plaza, donde está emplazado el juzgado, y se manifestaron durante un par de horas. Al final y como consecuencia de la protesta, la compañera Micaela Corzo, hermana de Rodrigo, y sus padres Narciso y Ely fueron recibidos por una secretaria del tribunal que les prometió que verían la posibilidad del adelantamiento.
Nuevamente quedó claro que la vía para exigir y reinvindicar es la lucha, pues si no se luchaba ni siquiera los magistrados se tomaban el trabajo de revisar la “agenda”, ya que el juicio a un policía puede esperar y así enfriar los reclamos populares.

Boletín n° 382: A TRES AÑOS DEL ASESINATO DE RODRIGO, VOLVIMOS A LA DISTRITAL
Se cumplieron tres años de aquella noche en la que el súper entrenado oficial Cristian Solana, “formador de formadores” según su jefe del Comando de Hurlingham, y experto en “situaciones de crisis y de identificación de personas en la vía pública” le metió un balazo en la espalda a Rodrigo Corzo, porque le olfateó mal que un pibe joven y de barba manejara un auto tan bien cuidado.
Ejemplo de libro de policía de gatillo fácil, Solana “sospechó” y disparó. Y cuando vio que iba a tener problemas, porque el auto estaba limpio y era del padre de Rodrigo, con ayuda de su acompañante, el sargento Núñez, plantaron todo lo necesario: un arma convenientemente disparada primero para que tuviera residuos de pólvora, una cédula verde de un auto robado unos días antes, un documento de identidad también robado. Y juntos inventaron “una de cowboys”, con testigo trucho y todo, uno que terminó reconociendo que no vio nada, pero que conocía a los dos policías y siempre los saludaba cuando pasaban por su comercio.
La rapidez con la que reaccionaron los padres y hermana de Rodrigo, hoy integrados a CORREPI, permitió desbaratar el escenario montado por los canas. Pudimos probar que no hubo disparos desde el auto, que no hubo un fantasmal acompañante que se esfumó en las sombras de la noche, y Solana está preso, esperando el juicio oral que empezará en el mes de febrero del año que viene. Núñez, en cambio, sigue en la fuerza, trabajando en al comisaría de Las Catonas en Moreno, a pesar de que ni su madre le habrá creido eso de que no vio el momento del disparo porque sufre de vértigo, entonces al subir al puente del Acceso Oeste “cerré los ojos y aceleré”…
El lugar donde prestaba servicios el oficial Solanas es hoy la sede de la Policía Distrital de Hurlingham, en el “nuevo diseño” de la policía bonaerense. Allí marchamos el jueves 28 unos doscientos familiares de víctimas del gatillo fácil, militantes de CORREPI, de la Coordinadora Antirrepresiva Oeste, de las organizaciones que la componen, de la Mesa de Escrache y vecinos y amigos de Rodrigo, entre los que se destacaban sus compañeros de la Chinaka Murguera, con sus trajes de luces, sus bombos y redoblantes.
En las diez cuadras que recorrimos por la avenida Vergara no quedó árbol, muro ni metro de asfalto sin la pintada con stenciles o el afiche pegado. No hubo automovilista, peatón, camionero o colectivero que no se recibiera su volante. En la taquería, como las veces anteriores, doble valla y doble fila de rambos y tortugas ninja protegiendo la entrada. Desde la terraza, la infaltable cámara filmándonos, como si no supieran ya quiénes somos. Frente a la distrital el megáfono fue de los familiares. Delia Garcilazo, Ramona Núñez, Laura Bárzola, Nancy y Sandra Otero, Zuni y Nicanor Bogado, Cucú Cabrera, y por supuesto Narciso y Ely Corzo, todos tuvieron algo para decir, para señalar a los asesinos y denunciar a sus patrones, los gobiernos provincial y nacional.
Cerró Micaela, la hermana de Rodrigo, que a pesar de la emoción se hizo oir fuerte y claro cuando dijo “nos han querido vender la nueva policía, preparada y educada para respetar los derechos de las personas. Desde CORREPI decíamos el año pasado, para esta misma fecha y en este mismo lugar, que la nueva policía, la BS.AS.2, era una farsa, una nueva lavada de cara por parte del “gobierno de los DDHH”. Decíamos que seguirían asesinando pibes en nuestros barrios, que un simple cambio de uniforme o una nueva cúpula, no representaban en absoluto un verdadero cambio en el proceder de estos asesinos. El caso de Hugo Krince lo demuestra claramente, la nueva policía, la de los DDHH, asesinó al pibe en Sarandí con los mismos métodos de su antecesora, y una encuesta probó que el 52% de los futuros “policías modelos” están a favor de la pena de muerte, aprueban la tortura y consideran que todo pibe morocho, del conurbano bonaerense, con pinta de pobre, tiene perfil de delincuente. ¡Esta es la nueva policía del presidente Kirchner!”. No dejó de señalar Micaela que Kirchner, que no estaba allí para escuchar el reclamo de su familia, sí estaría en Hurlingham al día siguiente para inaugurar un estadio en compañía de Evo Morales, haciendo lo único que le interesa hacer: campaña electoral, mientras su policía fusila un pibe día por medio.

Boletín n° 412: JUICIO AL GATILLO EN MORÓN
El 28 de junio de 2003 Rodrigo Corzo (27) fue asesinado por el Comando de Patrullas de Hurlingham mientras se dirigía en el auto de la familia a la casa de su novia. El oficial inspector Cristian Alfredo Solana y el sargento Ariel Horacio Núñez argumentaron que Rodrigo les resultó “sospechoso”. Al cruzar el puente Santa Rosa del acceso oeste el oficial disparó dos veces por la ventanilla. Una de las balas atravesó el baúl y los dos asientos del auto y se incrustó en la columna vertebral de Rodrigo, que murió en el acto. Quisieron montar la escena de un enfrentamiento, plantando un arma, documentación de un auto robado hacía poco, y consiguiendo un par de testigos falsos que dijeran que desde el auto de Rodrigo hubo disparos, pero los vidrios de las ventanillas, cerrados y empañados, pusieron en crisis esa versión, pronto terminada de desarmar cuando otros testigos, encontrados por la familia, contaron que se escuchó un último disparo cuando el auto ya estaba detenido y los policías lo abrieron. Es que dispararon el “perro” para que la pericia revelara uso reciente. Acorralado, Núñez dijo que al producirse los disparos no estaba mirando, porque “como sufre de vértigo, al subir el puente de la autopista tomó coraje, cerró los ojos y aceleró”.
El superior del oficial Solanas los describió por escrito, ya detenido, como un “ejemplo para la oficialidad”, explicando que es un “formador de formadores”, ya que se dedicaba, en el marco de los cursos de capacitación de la reforma de Arslanian, a entrenar otros oficiales en el manejo de situaciones de identificación de personas en la vía pública. Ya sabemos cómo lo “identificó” a Rodrigo.
Desde el asesinato pasaron cuatro años para que llegue el día del juicio, a pesar de que como en pocos casos, todo quedó claro y probado enseguida. El cómplice Núñez, que hoy presta servicios en la comisaría de Las Catonas en Moreno, sólo se presentará como testigo.
El 12 de febrero a las 9:00 comienza el juicio contra el policía que disparó y mató a Rodrigo Corzo. La cita es en el Tribunal Oral n° 5 de Morón, San Martín 123, 5° piso. Convocamos a todas las organizaciones y compañeros a estar presentes los tres días previstos para el debate, tanto movilizando frente al juzgado como designando veedores que asistan a las audiencias, cuyos nombres deben ser informados con antelación en la mesa de entradas del tribunal, por nota dirigida a su presidente. Los periodistas que deseen ingresar a la sala deben también informarlo en la mesa de entradas del Tribunal entre el 1° y el 9 de febrero, mediante nota dirigida al Sr. Presidente del TOC n° 5, indicando a qué medio pertenecen y si desean filmar o grabar las audiencias. Enviaremos modelos de las notas a quienes lo soliciten por mail a correpi@fibertel.com.ar .

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google